El domingo antepasado teníamos un desayuno y yo me quería pintar las canas porque mi pelambrera ya no daba más.  El sábado a la noche estaba cansada para hacerlo así que me dije “Mañana me levanto tempranito y me lo pinto antes de ir a desayunar”.  Ese “tempranito” se convirtió en las 8:30 am, así que abrí los ojos, ví la hora, me levanté de un salto, me puse mi playera para teñirme y me fui al baño.  Yo estaba bastante despierta, pero mi cerebro estaba medio aletargado… y no saben la desgracia que me hice en el pelo.  Me pinté al frente y a lo largo, pero las canas intermedias quedaron ahí, sequitas.  Ahora tengo, como dice mi mamá, una bandera en la cabeza.  No lo vuelvo a hacer, definitivamente no tengo un enemigo más grande que yo.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo confesiones de invierno

6 Respuestas a “

  1. Jaja, a mi madre y a mis tías les ha pasado algo similar, así que ahora tienen un acuerdo de que se pintan el cabello entre ellas, a medio día y en el patio para que no queden canas sin pintar 😀
    No te lo puedes volver a pintar el fin de semana? Así ya descansó un poco tu cabello y no se maltrata tanto.
    saludos!

    • Yo creo que es lo que voy a hacer, darme otra pintadita. Desde hace unos años me lo pinto yo sola y el resultado no es taaaan malo, pero esta vez me volé la barda

  2. Yo tambien me auto “pinto”, y a veces me queda desprolijo, jejej.Pero no me acostumbro a ir a la peluqueria.(haragana o tacaña)

    Me gusta ese bolso

  3. Uhhh, qué embole! A mí me pasó eso cuando cambié de marca de tintura. Besos”!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s