Archivo de la etiqueta: tonterías

Hay días que me traigo cada porquería para comer… (no me quejo, doy gracias a Dios, a la vida, a mis manos, a mi jefecito que me sigue aguantando que tengo comida).  Ayer preparé los spaguettis más horripilantes que he preparado en mi vida y ¡claro! como sobraron, me los traje hoy.

Tsssss… un poquito más onda para la próxima por favor.

2 comentarios

Archivado bajo comidas, tengo hambre

SÍNTOMAS DE QUE UNA ESTÁ MAL DE LA TATEMA

Anoche hice yogurt por primera vez  en mi vida .  Según yo, seguí las instrucciones al pie de la letra (instrucciones que había leído hacía no sé cuántos días):

Una taza de yogurt natural y 1 litro de leche.  Se echan en un recipiente que cierre hermeticamente, se mezclan, se cierra y se pone en un lugar cálido.

Vacié el yogurt en el frasco, vacié la leche sacada 20 minutos antes del refri, lo mezclé y lo cerré.

Ahí se me prendió el foco: la leche tenía que estar tibia, así que va toda la mezcla a la olla y de ahí a la estufa para entibiarse.

Lo eché otra vez al frasco, lo cerré y lo puse arriba del refri, aunque no sé qué pase porque mi cocina no es un lugar cálido, es un infierno en las tardes de estos días que la temperatura llega a 30-32°.  Bueno, ahí quedó.  Hoy en la mañana lo agarré para cambiarlo de lugar, siempre sobre el refri, y ya tenía otro aspecto (¡VIENTOS!)  A ver qué pasa de aquí al domingo que viene que termina de hacerse el yogurt nuevo.  Dije “domingo que viene”.

Diosito es grande y cuida a sus animalitos, y como conoce bien mi baja tolerancia a la frustración, antes de verme revolear por el aire y mandar a la mierda al frasco hermético de Dupuis, me mandó a ver otra vez la receta: sí, la leche tenía que estar tibia.  No, el tiempo indicado para que se haga el yogurt no es una semana, pedazo de animal: son apenas 24 horas.  Bruta!

15 comentarios

Archivado bajo comidas

Torturas infantiles

Las Hadas de La Bella Durmiente deben ser medio estúpidas, sino no me explico que justo el día que Aurora cumple 16 años la manden de vuelta a vivir con sus padres.

5 comentarios

Archivado bajo alucines

DÍGANME SI ME EQUIVOCO

¿Verdad que cada vez que van a abrir o cerrar una cortina se equivocan de cordón?  Si quieren abrir, cierran y si quieren cerrar, abren.

¿Y no les pasa también que si se van a poner audífonos agarran el izquierdo para el oído derecho y viceversa?

Todos los días me enfrento con lo mismo.

Trivial amanecí hoy, parece.

9 comentarios

Archivado bajo confesiones de invierno

Con la idea de que ‘yo puedo hacerlo todo’ nunca he tenido que lidiar con el tema de dar órdenes a los demás, y luego así acabo, pero ese es otro tema.  No sé dar órdenes, no siento que me vaya bien el papel de mandona, y hoy mi jefe me exige que le llame la atención a la Sra. que limpia el consul porque hay migajas de galleta del tamaño de una cucaracha en el piso de su despacho desde hace 2 días.  2 días.  Sin mencionar las manchitas de gotitas de te que decoran el piso, ni los vidrios que se caen de sucios, ni el polvo sobre los muebles y adornos.  ¿Qué hace esta mujer cuando entra a limpiar?  No sé, pero hoy tengo que vérmelas con ella y no sé cómo hacerlo.

10 comentarios

Archivado bajo confesiones de invierno

Perdonen estos escapes; les pido que me entiendan: en mi ofi estoy solita, no me gusta hablar por teléfono, y si me espero a llegar a casa para contar las cosas que se me ocurren aquí, ya estuvo que quedaron todas en el olvido.  Por eso acá digo esto:

En mi chamba compartimos una terraza con el depa de al lado.  Tenemos un ventanal con una puerta corrediza.  Entre el clima y los bochornos MUERO DE CALOR, o sea, muero, no hay ropa que aguante.  Hasta hace poco era ideal porque abría la puerta que da a la terraza y entraba el airecito muy bien, pero resulta que los vecinos se hicieron de un perro, chiquito, simpatiquísimo, pero al bendito can le ha dado por meterse al consul a saludarme, y yo feliz, pero también le da por ladrar y ahí es donde ya no nos gusta.  Ahora la puerta se abre muy poquito y no sirve de nada.  Esta mañana el perro llegó, le hablé desde mi lugar y empezó a llorar y rascar el vidrio porque quería entrar.  Ya no tengo ni aire fresco ni visitas del can.

Todas las noches cuando Sabri se va a dormir le leo un cuento y después le canto una canción de su extenso repertorio de 2 piezas musicales mientras le hago cosquillitas en la espalda.  TODAS LAS NOCHES cantamos ‘la rana’ o ‘chivita’.  Ayer le dije que le iba a cantar una canción nueva y entoné El Perrito, de Cri Cri.  Fue un épsito.  Entusiasmada con esto le dije que le iba a cantar otra nueva.  ¿Cómo iba Bombón I?  ¿Cómo va la del Abejorro Mostachón?  ¿Cómo empieza tal o cuál o la otra?  CERO.  Terminé cantando otra vez ‘la rana’.  Desde que llegué a trabajar no dejan de sonar en mi cabeza Papá Elefante, El Ropavejero y of course Bombón I.  No es justo.

6 comentarios

Archivado bajo confesiones de invierno

SER OBAMA

En este momento está llegando el presi de los Estados Unidos a México.  Estoy escuchando las medidas de seguridad que se tomaron y de verdad me quedo con el ojo cuadrado.  Aeropuerto cerrado, blindado, una limousine a la que llaman cariñosamente “La Bestia” por el grado de blindaje que tiene (en la radio bromeaban acerca de ver si será también a prueba de los baches que inundan las calles de la ciudad), calles cerradas, vigilancia a grado extremo en todos lados donde va a estar el pobre Barack.  Me pregunto ¿qué sentirá este hombre?  ¿Dormirá tranquilo al saber que se necesita tal nivel de seguridad alrededor suyo?  Y lo que más me inquieta: este enorme dispositivo de seguridad ¿será igual en todos los lugares a los que vaya o será privativo de la ciudad de México gracias a la inseguridad que se vive aquí?

Bah, preguntas nada trascendentes que se hace una cuando no tiene nada mejor en qué pensar.

7 comentarios

Archivado bajo preguntas