Bueno, y después de este post, me voy a poner a trabajar. Ya fue mucha vagancia de mi parte. Es un pensamiento que recibí el día de hoy y quise compartirlo con ustedes. Espero que les guste.

Estábamos sentados a la hora del almuerzo, cuando mi hija casualmente mencionó que ella y su marido estaban pensando en formar una familia. Estamos haciendo una encuesta, bromeó. ¿Crees tú que debería tener un bebé?

Te va a cambiar la vida, contesté yo, manteniendo un tono neutral.

Ya sé, dijo ella, no más dormir el fin de semana. No más vacaciones espontáneas.

Pero no era eso a lo que yo me refería. Miré a mi hija, tratando de decidir qué decirle. Quería contarle que las heridas físicas de tener un bebé sanarían, pero convertirse en madre le dejaría una herida emocional que la haría para siempre vulnerable. Quería decirle que nunca más leería el diario sin preguntar ¿y si hubiera sido mi hijo? Que cada caída de avión, cada casa que se incendia, cada accidente de tránsito la van a perseguir. Que cuando vea una foto de un niño hambriento se preguntará si no hay nada peor en la vida que ver a tu hijo morir.

Miré sus manos con manicure y su perfecto traje de dos piezas y pensé que sin importar cuán sofisticada es ella, convertirse en madre la reducirá al nivel más primitivo, donde lo más importante es proteger a su crío. Que el llamado urgente de ¡mamá! la hará quebrar su fuente de cristal más fino sin siquiera dudarlo. Me gustaría advertirle que sin dudar cuántos años ha invertido en su carrera, serán descarrilados por la maternidad. Podrá contratar una nana, pero algún día tendrá que ir a una importante reunión y recordará el dulce olor de su bebé. Tendrá que endurecer su corazón para no volver corriendo a casa sólo para asegurarse de que está bien.

Quería decirle a mi hija que las decisiones comunes de cada día ya no serán rutina. Que la decisión de un niño de 5 años de ir al baño de varones en MacDonalds en vez de el de mujeres será un problema gigante. Allí, en medio de las bandejas y los gritos de los otros niños, los asuntos de independencia y de identidad de género chocarán contra la idea de un pedófilo esperando en ese baño de varones. Cualquier decisión que tome en la oficina, la repensará constantemente como madre.

Mirando a mi atractiva hija le quería asegurar que eventualmente perderá los kilitos de más del embarazo, pero nunca más se sentirá igual consigo misma. Que su vida, ahora tan importante, pasará a segundo plano una vez que nazca su bebé. Ahora que ella daría su vida en un momento por salvar a su bebé, también comenzará a pedir por más años de vida, no para lograr sus sueños, sino para ver los de sus hijos cumplidos.

Quería decirle que la cicatriz de la cesárea y las estrías se convertirían sus medallas de honor.

La relación de mi hija y su marido cambiará, pero no de la manera que ella piensa. Ojalá ella entendiera cuánto más se puede amar a un hombre que es cuidadoso para poner talco a su bebé o que siempre tiene tiempo para jugar con él. Quiero que sepa que se volverá a enamorar de su marido por razones que ahora encontraría muy poco románticas.

Quisiera que ella pudiera sentir el lazo que tendrá con otras mujeres que han tratado de detener guerras, acabar con los prejuicios y no manejar bajo los efectos del alcohol. Quiero describirle a mi hija la felicidad que se siente al ver a tu hijo aprender a andar en bicicleta. Quiero capturar para ella la risita divertida de un bebé cuando toca por primera vez el pelaje de un perrito o de un gato. Quiero traspasarle esa alegría.

La mirada interrogante de mi hija me hizo notar lágrimas en mis ojos. “Nunca te arrepentirás” dije finalmente. Me acerqué a ella, apreté sus manos y le deseé lo mejor, ya que había recibido el más maravilloso de los llamados.

Ahora sigo yo. Ayer se me ocurrió la genial idea de preguntarle a la mentecata que tengo por hija si me quería y moviendo la cabeza y su dedito índice ¡me dijo que no! Pero yo sé que miente.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

7 Respuestas a “

  1. Brisa de Amor

    Hola Paula!
    MARAVILLOSAMENTE REAL! INCREIBLEMENTE CIERTO! ESTUPENDAMENTE IMPORTANTE!, Siiii asi es ser madre, has notado que uno si se muere su pareja es viudo o viuda , si se mueren tus padres seras huerfano o herfana, pero si se muere un hijo NO HAY NOMBRE!!!

    Si, el cielo sigue azul brillante alli en tu casa , teniendo a esa mentecata que te dice de mentiritas que no te quiere… siempre habra un cordon de plata que las unira de por vida! Palabra!!!

    besitos enormes!

  2. Lupita F. de Velasco

    Que barbara, esta hermoso, para ser sincera se me nublaron los ojos, yo entre para agradecerte tú visita, y mira me encuentro con esto, hay! ya no tengo palabras.

    En fin, dejame decirte que el patchwork no es nada difícil y la verdad acabas muy rápido, si te ánimas, con gusto te ayudo.

    Aunque salió el sol, de todos modos sigue forrando a tu nena.
    Besos.

  3. Lupita F. de Velasco

    Voy a estar pendiente de tú blog, para seguir leyendo cosas hermosas.
    Abrazos.

  4. Marian

    Tal cual! Yo creo que lo que mas ha cmabiado en mi vida en el aÑo y medio que soy amdre, es el hecho de lo increiblemente vulnerable que me siento. ada vez que escucho noticias de secuetrso y pedofilos y cosas por el estilo siento que si me pasara a mi (toco madera) el dolor seria tal que no lo soportaria para nada estoicamente. Probablemente me salga la leona de adentro.
    Lo raro es que todo esto uno lo puede leer o recibir de otro cuando todvia no se es madre, y no significa mucho… no alcanza a decir todo lo que dice. La maternidad es una de esas cosas que hasta que la vivis en carne propia, no sabes como te cambia la vida!

  5. Carmen Tye

    Que bello! y que real eh, desde lo mas tranquilo a lo mas sofisticado una madre siempre termina en el suelo platicando con el hijo, pero son momentos adorables,

    y de seguro Sabri le estaba midiendo el agua a eso de tu tolerancia! jaja… claro que todos sabemos que te adora! y que adora a esa madre que corre para ir y venir y estar en todas partes y a la vez cumplir con todas las obligaciones!

    mil besos y buen dia!

    p.d. no me habia dado cuenta que cambio el horario…. el avion… jaja, aca no cambia y yo vivo en mi propio mundo.. ups!

  6. Jime...

    Me hizo llorar :_) Es muy tierno y muy muy real como lo describe…
    Gracias por compartirlo… 🙂

    Y sobre tu niña te cuento,acá entre nosotras que Eli estaba y está profundamente enamorada de su papá, como todas las nenas creo… La cosa es que a partir de los 8 meses decia: AMO (entre otras palabritas) y le decia solo al papá. Y cuando el pepá le decia a mamá la amas? Ella me miraba y no me decia NA DA! Y yo sufria horrores jajajaja
    Y cuando el papá no estaba ella me miraba y me decia: AAAAMMOOO! Y yo me derretia y le decia: yo tambien te aaamooo! Y me decia riendo: AMO PAPA!!!! jajajajaa Yo me reia, pero de verdad me dolia, un dia terminé llorando muy triste 😦

    Al año y medio de Eli yo empecé a estudiar y se ve que me extrañó mucho porque ya no me hizo más ese jueguito que se le habia echo costumbre y empezó a decirmelo a mi: Amo mamá jajajaja
    (después dejé de estudiar por muchas cosas, pero bueno, recuperé el amor de mi hija jajajajaaj es broma!)

    Son terribles!!!

    Besos a la princesa!!!! Y segurisima que te miente!

  7. Brisa de Amor

    Hola paulita!
    cuando lei tu comentario vine corriendo a verte!
    Sabes para que ? para decirte que si estas bien dotadita compartamos! yo no tengo nada!!! los escotes en mi son un papelon! jajajaja vos la mitad y vivis mas tranquila y yo por fin tengo algo que ostentar! iupiiiiiiii siiiiiii?

    besitos enormeeeeeeeeeeesssssssssss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s